Tubo corrugado para instalación eléctrica

tubo corrugado electricidad

Tubo corrugado para instalación eléctrica

La protección del cableado eléctrico es fundamental para evitar accidentes y garantizar su correcto funcionamiento. Los tubos son las opciones más usadas a nivel mundial para cumplir con esta función, y el tubo corrugado es uno de los más populares.

El material que la componen, la adaptación a diferentes espacios y su longitud son algunas de las características que hacen que las canalizaciones de este tipo sean las más comunes.

¿Qué es el tubo corrugado para instalación eléctrica?

El tubo corrugado para instalaciones eléctricas también es conocido como tráquea, y se trata de un canal a través del cual pasa el cableado tanto para ser empotrado como para permanecer en exteriores.

Este tipo de tuberías tiene como finalidad proteger los cables que llevan la electricidad o las telecomunicaciones a los hogares y a las empresas.

Tipos de tubos corrugadostubo corrugado para electricidad

Los clasificaremos de acuerdo a los lugares donde estén ubicados.

Tubos corrugados de PVC: los tradicionales

El material de los tubos corrugados más utilizado para instalaciones eléctricas es el PVC (policloruro de vinilo). No se trata de un plástico común, sino de un termoplástico a prueba de corrosiones.

El PVC se fabrica con forma anillada y su uso más común es en la construcción. Su material es lo suficientemente resistente como para estar empotrado dentro de suelos, techos y paredes sin riesgo.

Tubos corrugados blindados: para exteriores y empotrados

Hay casos en los que el cableado eléctrico o de telecomunicaciones se ubica en entornos exteriores. En estos casos los tubos blindados son los más recomendados. Se fabrican igualmente en PVC, aunque esta vez con doble capa.

Los tubos corrugados blindados están capacitados para soportar altas y bajas temperaturas, así como demás agentes externos e impactos.

Tubos corrugados libres de halógenos: a prueba de corrosión

Otro de los tipos de tubos corrugados para instalaciones eléctricas es el libre de halógenos, para lugares públicos. Recordemos que normativamente los halógenos no están permitidos en estos entornos.

Más formas de clasificar los tipos de tubos corrugados

También podemos clasificarlos de acuerdo a sus características físicas:

Según sus metros

El metraje de las tuberías corrugadas varía dependiendo de muchos factores, siendo la marca y el tipo de tubo algunos de ellos. Sin embargo, existen rollos que van desde los 5 hasta los 100 metros de longitud, y sus variaciones casi siempre son de 5 metros (es decir, 20, 25, 30, 35…).

Según sus diámetros

Los diámetros también pueden variar dependiendo del fabricante, y es importante que tengas en cuenta que en los catálogos se muestran las medidas del diámetro interno y del externo del tubo.

También influyen los tipos de tubería. Los simples y los reforzados pueden tener de 16 a 63 mm, mientras que los libres de halógenos van de 16 a 50 mm de diámetro.

Según sus colores

Los tubos corrugados también se dividen según sus colores:

  • Blanco: Informática
  • Violeta: Salidas de emergencia
  • Negro: Electricidad
  • Marrón: Sonido
  • Verde: Telefonía
  • Azul: Videoportero

¿Cómo cortar e instalar los tubos corrugados?tubo corrugado enrrollado

El proceso de corte e instalación de los tubos corrugados tiene diferentes pasos a seguir dependiendo del uso que se le dará a la canalización. Por ejemplo, si la tubería debe estar empotrada, los cortes pueden tener imperfecciones, pues no estarán en el exterior. En este caso bastará tener una tijera o un cuchillo a mano para cortar los tubos. Ahora bien, si la canalización es exterior, el trabajo debe ser más limpio y minucioso. Unas excelentes herramientas para lograrlo son las sierras para tubos de metales y de plástico.

Para la instalación también hay varios métodos, pero uno de los más sencillos y usados es el de la guía pasacables. Este elemento es un pequeño tubo de plástico con una argolla u ojal en uno de sus extremos y una bola en el otro. Primero se introduce el extremo de la bola de la guía en el tubo corrugado hasta que alcance el otro extremo de este tubo. Después se pelan los cables 4 o 5 centímetros, y el primero de ellos se introduce en la argolla de la guía y se fija. El resto de cables se van enroscando y fijando entre ellos en forma de flecha, de tal manera que se facilite la entrada y el desplazamiento en el tubo corrugado. Es importante que el cableado se fije y ajuste correctamente con cinta aislante. Finalmente se introduce todo el conjunto con la ayuda de la guía en el tubo corrugado.

Como verás, este tipo de canalización es muy segura y se adapta a cualquier lugar, por lo que sobran motivos para elegirlo.

No Comments

Post A Comment