Reciclaje de placas fotovoltaicas y baterías de litio

reciclaje de placas fotovoltaicas

Reciclaje de placas fotovoltaicas y baterías de litio

En la actualidad, se conciencia constantemente a la sociedad acerca de la importancia de cuidar el medio ambiente. Reciclar es una de las tres acciones principales (reducir, reciclar, reutilizar) que contribuyen en la mejora del medio ambiente, y que nos permite la reutilización de elementos y materias, para así disminuir la cantidad de desechos generados. 

En cuanto a la energía solar fotovoltaica, al igual que otras energías renovables, constituye, frente a los combustibles fósiles, una fuente inagotable, contribuye al autoabastecimiento energético nacional y es menos perjudicial para el medio ambiente.

reciclaje de placas fotovoltaicas, reciclaje de módulos fotovoltaicos

Normativa para el reciclaje de placas fotovoltaicas

Lo primero que cabe resaltar, es que el reciclaje de los paneles fotovoltaicos es obligatorio en la Unión Europea. Desde el 2012 este hecho está regulado oficialmente por la directiva de reutilización de dispositivos electrónicos y eléctricos, en la normativa (RAEE) 2012/19 EU.

La RAEE obliga a los productores de este tipo de aparatos a garantizar su recogida y reciclaje cuando finalicen su vida útil en cualquier país de la Unión Europea (UE).

Según el Programa de Sistemas Fotovoltaicos (IEA-PVPS) perteneciente a la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA), hacia el 2050 los paneles solares podrían representar 78 megatoneladas de todo el mundo. Pero gracias al reciclaje y recuperación de los paneles fotovoltaicos se podrían reproducir nuevamente 2.000 millones de paneles.

Ciclo de reciclaje de una placa fotovoltaica

El proceso de reciclaje de una placa fotovoltaica se inicia consultando cual es el lugar más cercano en el que se realizan recogidas para placas solares, para poder depositarlas allí.

Una vez depositadas en el punto de recogida, se procede a la retirada de éstas mediante un desinstalador, que se encarga de depositarlas en contenedores situados en el punto de recogida.  

Cuando los contenedores quedan llenos, un operario los traslada directamente a la planta de reciclaje. Después, los contenedores vacíos vuelven a su inicial localización en el punto de recogida.

Cuando las placas fotovoltaicas ya han sido trasladadas a la planta de reciclaje, se procede a separar los materiales que componen las placas fotovoltaicas. De aquí se extraen los materiales que pueden ser reciclados, y quedan listos para transformarse de nuevo en otros productos diferentes.

Reciclaje de las baterías de Litio

El reciclaje de baterías de Litio es una de las coyunturas que más importancia y atención tiene en el sector actualmente. Se debe a que el reciclaje de éstas consiste en un proceso delicado, ya que su residuo es altamente contaminante para el medio ambiente. Por lo que, el principal destino de las baterías de Litio debe ser siempre su reciclaje, para que posteriormente se utilicen los residuos extraídos de las baterías para la creación de nuevos productos.

Normativa para el reciclaje de baterías de litio

La normativa aplicable que nos encontramos con las baterías de Litio, es que el reciclaje de estas se encuentra ya regulado por la directiva europea de 2006, en la cual se indica que al menos un 50% del contenido de las baterías de Litio, debe ser recuperado a través del reciclaje de estas.

reciclaje de placas fotovoltaicas, reciclaje de módulos fotovoltaicos

Ciclo de reciclaje de una batería de Litio

La primera fase consiste en la denominada como desmantelamiento, en la que se procede a desmontar componentes como los módulos, las celdas, placas electrónicas, cableados, así como el propio cofre, en la mayoría de los casos de hierro, el cual sigue el normal proceso de reciclado de elementos férreos.

El siguiente proceso consiste en el fundido y recorrido de un proceso metalúrgico del cual se obtiene un porcentaje de los materiales más relevantes, como el Cobalto, Níquel, Cobre y por supuesto, Litio, así como incluso la escoria resultante del proceso, la cual sirve para de base de otros muchos metales.

En conclusión, es recomendable conocer que productos compramos y el impacto que van a tener con el medio ambiente, ya que deberemos acogernos a determinadas normativas que probablemente nos afecten, entre ellas las que nos obliguen a reciclar el producto cuando queramos deshacernos de él.

No hay comentarios

Publicar un comentario