Recarga de coches de hidrógeno

recarga de coches de hidrógeno

Recarga de coches de hidrógeno

El acuerdo fijado por la Ley Europea del Clima de lograr la neutralidad climática en el 2030 significará la reducción de las emisiones netas de los gases que producen efecto invernadero con respecto a 1990. Ello ha aumentado el interés por los vehículos híbridos, eléctricos y, por supuesto, los coches de hidrógeno. Pero todavía existen pocos de estos vehículos y muchas incógnitas, ¿dónde puedes recargar un coche de hidrógeno? ¿realmente es seguro? ¿es tan ecológica su obtención? Sigue leyendo para conocer más sobre estos innovadores coches.

¿Qué ventajas tiene el hidrógeno como combustible?

El combustible de hidrógeno genera cero emisiones de carbono y otras sustancias nocivas para la atmósfera, ya que el único producto de su reacción es el vapor agua. Y, además, hay otras ventajas que lo han puesto en el punto de mira como alternativa a los combustibles tradicionales.

recarga de coches de hidrógeno
  • Puede almacenarse en estado gaseoso o líquido, lo que permite elegir el medio que sea más ventajoso en cada caso.
  • El hidrógeno es el elemento más sencillo de la naturaleza (está formado por un solo protón y electrón) y el más abundante (forma parte de un 75 % de la materia del universo), por ello, supondría una fuente de energía inagotable.
  • El hidrógeno no solo se utilizaría como combustible para vehículos. Ya que se emplea en las aeronaves de la NASA (fue utilizado durante el primer viaje a la Luna del Apolo 11) y se está adentrando en el uso doméstico e industrial gracias a la pila de combustible.
  • La reacción que se produce entre el oxígeno y el hidrógeno (la clave de su funcionamiento) da resultado agua y energía eléctrica. Por ello, se podría utilizar también perfectamente para obtener electricidad en los hogares y lugares de trabajo.
  • Es una fuente de energía limpia y renovable. Es cierto que, como el hidrógeno no se encuentra puro en la naturaleza, sino que siempre está unido a otros átomos o moléculas, se necesita también cierta energía para liberarlo. Pero, si esto se hace con energías renovables como la solar o la eólica, continuaría siendo sostenible.
  • Se pueden establecer numerosos tipos de redes de suministro como, por ejemplo, subterráneas de forma similar a como se suministra el gas de manera actual. Esto lo convertiría en un combustible muy alcanzable en todo momento, almacenable y distribuible a gran escala.
  • La carga del depósito de un coche de hidrógeno funciona de forma similar a la de uno de gasolina. Es decir, es mucho más rápida que la carga de los coches eléctricos.
  • No sería necesario modificar mucho las gasolineras convencionales, ya que el depósito y suministro de hidrógeno se puede realizar de forma similar a la gasolina. 

¿Cómo funciona un coche de hidrógeno?


Mediante la energía generada por la reacción mencionada de oxígeno más hidrógeno se genera vapor de agua y energía. Esta energía se emplea para mover las ruedas del coche. La forma de lograr esta reacción es análoga a las pilas y baterías que ya conocemos: mediante electrólosis, es decir, en un lado de la batería se produce una reacción de oxidación y en la otra, de reducción. Una batería auxiliar proporciona energía eléctrica para el frenado del coche.

El elemento fundamental de este sistema son los depósitos de hidrógeno, que van colocados en la base del coche, normalmente bajo los asientos o el maletero. El oxígeno se capta desde el exterior mediante unos filtros y se inyecta a los tanques de hidrógeno.

De la reacción del hidrógeno y oxígeno, los únicos productos que se obtienen son energía y agua. Esta se libera en forma de vapor a la atmósfera y no es en absoluto contaminante.

¿Cuánto cuesta un coche de hidrógeno?

Por ahora, los coches de hidrógeno todavía son caros, debido a su exclusividad (hay pocos modelos) y porque los materiales a partir de los que se fabrican son costosos.

En España, su precio oscila entre los 66.000 euros del Toyota Mirai y los 68.000 euros del Hyundai Nexo. Pero hay otros fabricantes que se están planteando producirlos, así que es posible que su precio baje en el futuro, por competencia en el mercado.

Puntos de recarga de coches de hidrógeno, qué son y como funcionan

Como habrás leído, el repostaje de un coche de hidrógeno es muy similar al de la gasolina, y las mismas gasolineras convencionales podrían fácilmente transformarse en lo que ya se denominan hidrogeneras.  Es decir, son puntos de carga o suministro para los coches de hidrógeno. Para poder utilizarlas es necesario que se aumenten los dispositivos de seguridad, ya que el hidrógeno comprimido es altamente inflamable.

La autonomía de estos coches también es similar a la de cualquier otro vehículo que funciona con las fuentes de energía convencionales, por lo que no habría grandes cambios en su repostaje.

El único inconveniente es que, de momento, solo hay 375 hidrogeneras en el mundo, 6 de ellas en España. Sin embargo, hay muchas en construcción o cuya construcción está pensada para un futuro cercano.

Como ves, los coches de hidrógeno son ya una realidad, y seguro que pronto serán más accesibles y formarán parte de la normalidad para muchos de nosotros.

No hay comentarios

Publicar un comentario