Gas propano – Usos, tipos y características

gas propano

Gas propano – Usos, tipos y características

Tanto el gas propano como el butano son gases licuados del petróleo (GLP) y se encuentran en el gas natural y en el petróleo crudo, del cual se extraen por cracking. En condiciones ambientales son gases, pero se pueden licuar fácilmente, por lo que adquieren esa denominación.

Ambos se emplean como combustibles por su gran poder calorífico y son más densos que el aire. En Europa se comercializan por separado, aunque, en realidad, siempre se trata de una mezcla de ambos, donde uno predomina en una combinación, que suele ser 80-20 o 60-40.

El grupo Sinelec ofrece soluciones de calidad, que incorporan el propano como elemento clave, tanto en la industria como en el hogar, desarrollando los potenciales que se exponen a continuación.

Diferencias entre propano y butanogas propano

La principal diferencia morfológica entre ambos es que el propano tiene 3 carbonos y el butano 4. Ni huelen ni son tóxicos, por lo que se les añade sulfuro de mercaptano, que es una sustancia que les dota de un olor característico para que puedan ser detectados en caso de fuga.

Ambos presentan similar poder calorífico por gramo. En realidad, cualquier dispositivo que funcione con gas podrá emplear tanto propano como butano, con la única diferencia de tener que ajustar el propano a mayor presión para conseguir que la llama conserve la intensidad.

Una de las principales diferencias es la capacidad del propano para operar a baja temperatura y en circunstancias de mayor consumo, pudiendo gasificarse incluso a temperaturas bajo cero cuando la botella se encuentra medio vacía. El butano, en cambio, es más sensible al frio y presenta difícil servicio, aunque la bombona esté completamente llena.

Ventajas del gas propano

El uso del gas propano está muy generalizado en sistemas de calefacción, tanto en hogares como en empresas o negocios y en las cocinas, radiadores y suelos radiantes de las viviendas.

Suele distribuirse en bombonas de diversos pesos, por canalización o suministrado a granel desde un tanque general privado del que servirse directamente.

Resulta, pues, una alternativa muy versátil y práctica que se adapta a multitud de usos y situaciones diferentes.

El propano como gas GLP canalizado

Resulta una gran opción para urbanizaciones, poblaciones o edificios a los que la distribución del gas natural no llega, almacenándose en un depósito y distribuyéndose mediante una ruta convenida. Este tanque puede ubicarse en un espacio abierto, ya sea sobre una azotea o cualquier zona exterior e, igualmente, puede enterrarse.

Beneficios del propano canalizado

1) Se trata de una fuente de energía muy eficaz, con cómodas instalaciones y de gran rendimiento, presentando un poder calorífico superior de 12.052 kcal/kg.

Aproximadamente y en términos de energía, 1 kg de propano equivaldría a 1,24 m³ de gas natural, a 2 kg de carbón, a 14 kWh o a 1,2 litros de fuel.

2) Es una energía limpia, pues el propano no contiene azufre. Además, su combustión genera un 20 % menos de CO2 comparado con el gasóleo.

3) Presenta una excelente relación entre calidad y precio, lo que lo convierte en una importante alternativa de ahorro doméstico.

4) Igualmente, se trata de una opción eficiente cuyas instalaciones son fáciles de mantener y resultan completamente seguras, además, sin conllevar masivos costes ni sistemas complejos.

En definitiva, el propano resulta una fuente de energía rentable, de calidad y gran versatilidad para asistir en los usos domésticos más importantes como son calefacción, cocina y agua caliente sanitaria. Igualmente, también puede ser empleado en industria y hostelería y presenta un gran servicio en exteriores, particularmente, en condiciones de frío.

Si te ha interesado este artículo acerca del gas propano y sus bondades, tal vez te guste leer este acerca de las grandes alternativas que ofrece como combustible del futuro en combinación con el butano.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.