Diferencias fundamentales entre la energía solar y la térmica

energía solar fotovoltaica térmica

Diferencias fundamentales entre la energía solar y la térmica

El sol es una fuente de energía renovable y sus bondades pueden ser aprovechadas a través de tecnologías de diversa índole. En el caso de la energía solar térmica, se obtiene calor que puede aprovecharse directamente. En lo que respecta a la energía solar fotovoltaica, se produce un fenómeno físico mediante el que se consigue transformar inicialmente la radiación en energía eléctrica empleando módulos fotovoltaicos.

En ese sentido, el grupo Sinelec resulta un referente en cuestiones de ahorro energético, sobre todo, en instalaciones inteligentes que implican cableado e iluminación, constituyendo una opción de gran solidez para resolver proyectos de autoconsumo que fomenten la sostenibilidad.

Energía solar térmica: el fruto directo del sol

Generalmente, esta energía se emplea para obtener calor con el que cocinar o para producir agua caliente destinada al consumo doméstico o como agua caliente sanitaria. También se puede emplear en sistemas de calefacción e incluso para producir energía mecánica y, posteriormente, eléctrica.

energía solar y térmica

El funcionamiento se basa en la captación de energía solar mediante colectores a través de los que pasa un fluido portante, generalmente agua, que se puede emplear directamente.

Tipos de colectores

Existen distintos tipos de colectores dependiendo de la temperatura de funcionamiento. Los que operan a menos de 65 °C están compuestos por materiales captadores, metálicos o no metálicos, que presentan un buen rendimiento para instalaciones que necesitan temperaturas moderadas inferiores a 60 °C.

Por encima de los 100 °C y hasta los 300 °C se pueden emplear concentradores estacionarios y canales parabólicos, trabajando ambos con espejos dirigidos hacia un receptor. Así mismo, existen colectores de sistema de torre central para temperaturas superiores a los 500 °C cuya finalidad es producir electricidad.

La energía fotovoltaica: el milagro del fotón

Se trata de exponer un semiconductor dopado a la radiación electromagnética del sol con el desprendimiento de un fotón que consigue arrancar un electrón, generándose una diferencia de potencia. En esencia, es comparable a un generador de energía al que se le ha incorporado un diodo.

Los paneles, por otro lado, están normalmente constituidos por celdas de silicio que pueden ser monocristalino, policristalino o amorfo. El módulo fotovoltaico presenta una eficiencia de conversión media del 16 % con una vida útil aproximada de 25 años. El tipo de corriente que proporciona es continua, por lo que se hace necesario un inversor, según el caso.

Empleos más generalizados

Las aplicaciones de la energía fotovoltaica son universales y de una variedad que no hace más que evolucionar. Entre los usos más importantes están los sistemas de autoconsumo fotovoltaico conectados a la red. Igual de trascendente se ha convertido su integración en edificios, sobre todo, en tejados y con innovadores paneles que forman parte estructural de los edificios urbanos.

Al mismo tiempo, también se aplica en el campo de la telecomunicación y la señalización o para electrificaciones y sistemas de bombeo en áreas rurales o remotas.

En 2016 la producción eléctrica fotovoltaica llegó a cubrir el 3 % de la demanda eléctrica de España, lo que da medida de su trascendencia y potencial.

En definitiva, se trata de dos tecnologías de gran calado y repercusión en el campo de las energías renovables. Por un lado, la energía solar térmica se establece como un modo sencillo, directo y versátil de obtención de calor para distintas aplicaciones. En lo que respecta a la energía solar fotovoltaica se puede decir que es una de las alternativas más robustas y eficaces para transformar los futuros sistemas de obtención de energía, haciendo disminuir la dependencia actual respecto de los combustibles fósiles. Se estima que la energía fotovoltaica puede llegar a suministrar más del 20 % de la electricidad consumida mundialmente en el año 2050. Si deseas seguir conociendo el fascinante sector de la energía solar puedes acudir a este ilustrativo artículo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.