Cómo elegir radiadores y realizar su mantenimiento

como elegir radiadores

Cómo elegir radiadores y realizar su mantenimiento

A la hora de elegir radiadores, ya sea para uso doméstico, oficinas o cualquier otro ámbito, existe un amplio abanico de posibilidades.

Radiadores de agua

Este tipo de radiadores se basa en el envío de agua caliente que proviene de una fuente de calor, donde se consigue aumentar la temperatura. Esta agua al pasar por el interior de todo el radiador, consigue por convección alcanzar la temperatura ambiente deseada.

El mantenimiento consiste en una purga de todos los radiadores para extraer el aire que está dentro del circuito; si se realiza de manera regular se alarga la vida útil de toda la instalación. Con estas tareas se evitan averías como la corrosión, pérdidas de agua o deterioro de componentes.

como elegir radiadores

Si se quiere instalar radiadores de agua se puede elegir entre diferentes materiales y diseños:

Radiadores de aluminio

Es uno de los radiadores más demandados por la gran respuesta que tiene a la hora de transmitir el calor, llegando en poco tiempo a la temperatura marcada.

Es recomendable colocar el radiador lo más lejos posible de ventanas, puertas y mobiliario para garantizar que el calor se expanda por la habitación sin dificultad debido a diversos obstáculos.

Además está protegido contra la corrosión gracias a las características propias del aluminio y el hecho de su ligereza hace que se puedan tener diseños con una estética que encaje con la decoración.

cómo elegir radiadores

Radiadores de acero

Esta opción es una de las más económicas y utilizados en las viviendas; se calienta rápidamente, aunque es necesario un aumento del consumo de la caldera para conseguir la temperatura deseada.

Estéticamente tienen forma de chapas decorativas o antiguos radiadores de acero pesado. Se debe tener en cuenta que si se golpea puede saltar la pintura y se puede crear una deformación.

Otro aspecto a tener en cuenta son las paradas prolongadas (a partir de las estaciones primaverales), que tienen un alto riesgo de corrosión interna.

Radiadores de hierro fundido

Son los radiadores más antiguos y robustos de todos. Su principal objetivo es conservar el calor por más tiempo sin prestar atención a la estética. La tendencia es que sean sustituidos por una de las opciones anteriores y tienen una gran resistencia a los golpes.

Radiadores eléctricos

Estos radiadores se alimentan de la corriente eléctrica. No es necesaria una instalación de obra para poder disponer de este equipo, ya que son portátiles o están fijos en una pared. El ahorro en la implantación se ve superado por el elevado consumo eléctrico y es la preocupación que existe al respecto.

Una de las ventajas de los radiadores eléctricos es el mantenimiento, ya que no es necesario realizarlo, pero sí es importante tener una instalación eléctrica que pueda abastecer el consumo de la instalación.

Radiadores secos

Tienen un precio económico y suelen utilizarse para atemperar espacios pequeños. Si se quiere utilizar para toda la vivienda es necesario comprobar que la potencia contratada puede soportar tal consumo.

Radiadores de aceite

como elegir radiadores

Este sistema se basa en calentar el aceite que está en el circuito interno del radiador cuando pasa por una resistencia eléctrica. El fluido mantiene la temperatura por más tiempo, haciendo que sea una opción más estable. Los famosos radiadores de calor azul utilizan esta técnica generando un calor homogéneo en todas las direcciones.

Radiadores de diseño

Estos radiadores de diseño tienen un precio más elevado que el resto. Tienen una potencia inferior, pero es compensada con el ambiente unificado que crea del conjunto pared-radiador. Existen ambas versiones, de agua o eléctricos.

Suelo Radiante

Es una red de tubos que está instalada debajo del suelo, donde el agua es enviada entre 30°C y 45°C. Requiere una inversión inicial media-alta que se ve compensada al ser un sistema de baja temperatura, por lo que se consiguen ahorros económicos si se combina una caldera de bajo consumo con energías renovables (placas fotovoltaicas). El calor se reparte de manera uniforme por toda la vivienda.

Periódicamente se debe realizar el mantenimiento de la instalación para evitar obstrucciones realizando tareas de introducir agua con diferentes productos para limpiar y posteriormente proteger el circuito.

De las diferentes opciones de radiador que existen es importante conocer las características de cada uno para saber cuál de ellos es el que mejor se adapta a cada lugar y situación.

Relacionados

Fallos habituales en sistemas de bombeo Los sistemas de bombeo son actualmente un indispensable en toda infraestructura, sin importar si es de uso doméstico o industrial. Los fallos en sistemas de bombeo pueden ocasionar, desde deficiencias...
Claves de la instalación de fontanería doméstica... La distribución del agua de consumo en el interior de una vivienda implica la instalación de fontanería de tres circuitos diferentes: el que canalizará el agua fría, el de agua caliente y la de saneam...
Tipos de reguladores y mangueras de gas El gas canalizado como fuente combustible para el abastecimiento de los hogares y comunidades de propietarios es una solución cómoda y práctica para los usuarios ya que el transporte del combustible n...
Desinfección de agua por ultravioleta En la búsqueda de sistemas de desinfección del agua de uso recreativo cada vez es más frecuente dar prioridad a los métodos que garantizan un menor riesgo para la salud de los usuarios, así como un me...
No hay comentarios

Escribe un comentario