Electricidad

¿Qué son las sobretensiones permanentes?

¿Qué son las sobretensiones permanentes?

Las sobretensiones permanentes son causantes de grandes problemas. Este aumento de la tensión eléctrica puede suponer la reducción de la vida útil de los aparatos eléctricos o, incluso, puede provocar incendios. Por tanto, la protección frente a ellas será clave e indispensable. A lo largo de esta entrada se hablará en profundidad de qué son estas sobretensiones y cómo defenderse frente a ellas.

 

En qué consisten las sobretensiones permanentes

Estas sobretensiones consisten en un aumento de la tensión eléctrica de manera indefinida. Se pueden provocar por averías de la instalación eléctrica por la rotura del neutro, que causa una descompensación de las fases, o que algún cable de la red esté defectuoso. El aumento llega a ser de decenas de voltios que, de manera súbita, se incorporan a la red con efectos perniciosos.

 

La red eléctrica funciona mediante un sistema trifásico en la que el neutro sería la cuarta fase. Este sirve como compensador y punto donde los aparatos son conectados a la red. Si falla, en las fases donde estén dispuestas más cargas se producirá una bajada de tensión y en la que menos soportan se dará un aumento, de esta manera se rompe la compensación entre las diferentes fases. Un sistema bien protegido contra sobretensiones permanentes se desconecta automáticamente en caso de producirse una.

 

Por último, se pueden producir por motivos diversos: un mal contacto eléctrico, conexiones muy poco apretadas o incluso la acción de roedores. Cualquiera de estos sucesos puede producir que la tensión aumente y cause estragos en una red desprotegida.

 

¿Cómo protegerse de una sobretensión?

La manera más eficaz de detener este tipo de sobretensión es desconectando la instalación. En las transitorias se opta por desviar el pico de tensión a una toma de tierra y así evitar que este afecte a los aparatos. Sin embargo, en los permanentes el pico de tensión es continuo y desviarlo no logrará detenerlo. De esta manera, colocar protectores, como puede ser el simon 100, es lo indicado.

 

Estos logran detectar la fluctuación en la tensión y desconecta la instalación. Los peligros de no detener este aumento a tiempo son muchos y en algunos casos es necesario contar con más de un protector. Si la tensión aumentada llegara a los aparatos estos podría ser destruidos totalmente, sufrir incendios o una reducción de la vida útil. Sin duda, la protección frente a estos sucesos es clave para evitar pérdidas monetarias o incluso de vidas humanas.

sobretensiones

 

Si el interruptor del protector es magnetotérmico se estarán dando tres tipos de defensa a un mismo tiempo: contra cortocircuito, sobretensión y sobreintensidad. Además, cabe destacar que las instalaciones de baja tensión deben protegerse de sobretensiones por ley. De esta manera, todos los hogares tienen que estar asegurados frente a estos eventos. Las pérdidas pueden ser importantes y prevenir es muy necesario en estos casos, pero también es algo simple de hacer.

 

Conclusiones

Los aumentos de tensión esconden graves peligros. Estos sucesos donde la tensión eléctrica aumenta hasta un 10 %, pueden causar grandes estragos en una instalación desprotegida. Los primeros perjudicados son los aparatos eléctricos, los cuales sufrirán desde incendios hasta su total destrucción. Protegerse es simple al desconectar la instalación de la red, no desviar la corriente como sucede en las transitorias.

 

Estar protegidos contra las sobretensiones permanentes es, además, necesario por ley. De esta manera, todos los hogares por igual contarán con las defensas oportunas para frenar estos aumentos de la tensión y evitar males mayores. Es indispensable contar co una instalación que cumpla con la normativa y que garantice en todo momento la protección de los seres humanos de manera efectiva y segura.

Publicado el
Publicado en Electricidad