Electricidad

Material eléctrico en la empresa: claves de su importancia

Material eléctrico en la empresa: claves de su importancia

Si se invierte en material eléctrico de calidad, es posible lograr conducir electricidad por él durante largos períodos de tiempo sin necesidad de gastos adicionales. No se trata de una vida útil reducida, sino que puede alcanzar los veinte años sin demasiados problemas. E incluso más.

En el caso de que el material eléctrico sea elegido  apostando por una mejor fabricación y propiedades, se logra un resultado óptimo. Sin embargo, en los casos en los que una empresa trata de reducir costes en ellos, las pequeñas sobrecargas de cualquier red pueden no ser detectadas por los sistemas de protección que incorporan.

Así, la vida útil de los materiales conductores será mayor cuanto mejor se elijan. Esto no se traduce necesariamente en un gasto elevado, sino que conviene que se tengan en cuenta ciertas claves para acertar.

La importancia del material eléctrico: la electricidad más presente

En cualquier empresa se utilizan artefactos eléctricos diversos, que persiguen los muchos beneficios de la tecnología. Dichos aparatos, que son indispensables en la mayoría de ocasiones, suponen mayor estrés para la instalación eléctrica, ya que quizás está no fue pensada para su nivel de carga.material eléctrico comprar

Al contar con materiales de primer nivel, se garantiza que a medio plazo la instalación resistirá las condiciones que traen consigo este tipo de artefactos eléctricos. Pero, lo que es más importante: si esto no se hiciese, podrían producirse accidentes peligrosos. Como es lógico, estos provocarían un gasto mayor, así como las consecuentes preocupaciones.

El material eléctrico ha de verse como una inversión. Es cierto que los accidentes pueden evitarse gracias a medidas que toman los propios usuarios. Sin embargo, también es cierto que la instalación eléctrica debe hacerse con responsabilidad, evitando accidentes por incendio o electrocuciones.

Los componentes de calidad garantizan que la electricidad no será un problema. Aunque el riesgo cero no existe, contribuirán de forma decisiva a reducir los accidentes que, en caso de producirse, tendrán consecuencias más leves. Además, las instalaciones con componentes no certificados de acuerdo a ciertas normas se exponen a sanciones millonarias en caso de problemas.

Este punto es especialmente notable cuando se trata de instalaciones antiguas. En tanto no fueron pensadas para la demanda eléctrica de la vida moderna, es pertinente revisar la sección de los conductores eléctricos, para verificar que ninguno de ellos ha rebasado su vida útil. Conviene no olvidar que esa es una de las principales causas de accidentes.

Utilizar conductores de mala calidad provocará que la electricidad haga envejecer de forma acelerada la aislación. Pese a esto, la responsabilidad del instalador no desaparece hasta que la vida útil del material eléctrico concluya. Una bomba de relojería en la conciencia con la que pocas empresas se arriesgarían a convivir.

El material eléctrico aislante no siempre puede evitar los problemas con la electricidad

Cuando la antigüedad de un conductor provoca el desgaste del material aislante, es probable que empiecen a producirse problemas diversos. Fugas, cortocirtuitos y hasta humedades podrían presentarse en el lugar de la instalación, siendo un verdadero quebradero de cabeza su reparación.

Por si esto fuera poco, muchas personas utilizan extensiones de corriente o realizan modificaciones sin consultar a electricistas especializados, provocando sobrecargas adicionales que estresan todavía más la instalación.

Pese a que las empresas no deberían asumir dicha responsabilidad, la realidad es que unos materiales de primer nivel evitan este tipo de problemas. Esto supone un ahorro significativo en cuanto a mantenimiento preventivo, pero también mayor satisfacción por parte del cliente con el paso del tiempo. Un escenario tan favorable como deseable para cualquier compañía.

¿Es un buen material eléctrico realmente indispensable para trabajar con electricidad?

Es evidente que la seguridad de una instalación eléctrica no depende de un único factor. El paso del tiempo o el comportamiento del usuario son determinantes para evitar problemas, aunque los conductores eléctricos tienen un papel relevante. Su calidad puede establecer el nivel de riesgo y accidentes, especialmente unos años después de comenzar su vida útil.material eléctrico comprar beneficios

Si los profesionales realizan un dimensionamiento correcto de cada una de las secciones y eligen conductores eléctricos de calidad, la probabilidad de que se produzcan problemas se reduce de forma drástica. Las electrocuciones, incendios y humedades serán anecdóticos y, casi siempre, debidos a fallos en la fabricación.

Nada evita que sea necesaria una revisión periódica de las instalaciones. Es fundamental verificar que los sistemas funcionan, sobre todo en los casos en que han transcurrido entre diez y veinte años. Esto representa una excelente oportunidad de sustituir los conductores eléctricos que presenten problemas, evitando accidentes o situaciones desagradables.

Dado que la responsabilidad de la empresa que instala el material eléctrico rara vez se extingue, apostar por alternativas de calidad es fundamental si interesa evitar conflictos con la electricidad. Es cierto que el usuario no siempre apreciará la diferencia de esta inversión, pero la empresa instaladora ahorrará tiempo, dinero y riesgo a medio y largo plazo.

Si estás pensando en adquirir el material eléctrico para tu próxima instalación, no dudes en contactar con tu centro Sinelec más cercano. Nuestros técnicos te asesorarán y conseguirás el material de calidad que tu trabajo requiere. Puedes contactar desde aquí.

Publicado el
Publicado en Electricidad