Electricidad

5 ventajas de usar electroductos en las instalaciones

5 ventajas de usar electroductos en las instalaciones

Las electrobarras o electroductos son unos sistemas que distribuyen la electricidad a través del cableado o de barras de cobre y que cuentan con revestimientos de metal para proteger o evitar que se dañen los cables. Este es un sistema que distribuye la energía de la forma más eficiente y moderna que existe en el mercado. Son usadas en todo tipo de proyectos, tanto en industria, como en comercio, centros sanitarios y grandes zonas de tránsito de personas como edificios residenciales. Las grandes ventajas de las electrobarras las convierten en la mejor solución respecto a sistemas tradicionales de cableado eléctrico o tuberías.

A continuación, en Grupo Sinelec, realizamos un repaso de las ventajas que ofrecen los electroductos en las instalaciones comerciales e industriales. La marca Legrand es la marca más recomendada por los expertos.

Ventajas de los electroductoselectroducto

Las ventajas concretas de este tipo de cableado eléctrico son numerosas, dividiéndose en varias características, que resumimos a continuación:

Diseño

Las barras cuentan con un gran diseño gracias a su forma compacta. Los conductores, que se encuentran planos y oprimidos, pueden avanzar a la carcasa en la que están envueltos. Por su diseño compacto, estas electrobarras necesitan menos espacio que el cableado eléctrico tradicional, lo que supone una ventaja cuando se necesita transmitir amperios de un lugar a otro.

Absorción de calor

Por su diseño de barras compacto, cuenta con una carcasa de metal, que se encuentra bien definida, absorbiendo el calor que se ha generado en la transmisión y en la distribución de la electricidad en las paredes del recinto. Así, el sistema de enfriamiento es mejor que un sistema de cableado tradicional.

Flexibilidad

Son más flexibles si los comparamos con el resto de cableado, ya que pueden ser usados en cualquier estructura y con diversas configuraciones. Su modificación es fácil y la adición al edificio se realiza con facilidad. Además, las barras pueden reubicarse sin mucha inversión de dinero.

Ahorro de costes

Su montaje es fácil si se compara con el cableado eléctrico de toda la vida. Además, se puede montar en un tiempo más breve que el resto de cables.

Mayor resistencia

Cuentan con un diseño rígido y con una mejor resistencia que los cables de toda la vida, que los hacen ideales para la prevención de cortocircuitos. Su forma delgada y plana ayuda a distribuir de una forma natural la densidad de la corriente, reduciendo la resistencia. Gracias a esta menor densidad, las pérdidas de tensión son mucho menores que los cableados para la misma longitud.

Pérdida reducida de energía

Los electroductos cuentan, también, con una resistencia menor que los cables tradicionales. Esto significa que las pérdidas de energía por transmisión y distribución son menores en las blindobarras, contando también con un crecimiento más limitado de la potencia reactiva en comparación a otros sistemas.

Sin dependencia de la distancia

En los cableados eléctricos tradicionales, que conectan una fase de altos amperios, la longitud del cableado cuenta con variaciones en las ubicaciones, como en las conexiones. En el caso de las electrobarras, se suprime la diferencia de longitud, ya que cuentan con parámetros de resistencia iguales para ir asegurando que, la carga en cada fase, sea la misma.

En la actualidad, los electroductos de la marca Legrand son una de las mejores soluciones para distribuir la electricidad de media y alta potencia para comercios e industria. La disponibilidad de tamaños de Legrand va desde el 160 A hasta los 800 A con conductores de aluminio. Dispone de diferentes electrobarras adaptadas para todos los proyectos industriales y comerciales.

En definitiva, su instalación es más fácil con respecto al cableado eléctrico y se adapta a las necesidades de cada proyecto.

Publicado el
Publicado en Electricidad