Clima

Calefacción por suelo radiante para disfrutar del invierno

Calefacción por suelo radiante para disfrutar del invierno

Aunque las calderas de gas de condensación son las más valoradas del mercado en los últimos años, aún sigue habiendo mucho desconocimiento sobre ellas. Existen falsos mitos alrededor de ellas como que sólo ahorran cuando se hacen trabajar a bajas temperaturas, que necesitan radiadores más grandes que los convencionales y que sólo sirven para colocarse en la calefacción por suelo radiante.

La mitad del consumo energético que se produce en un domicilio es debido a los sistemas de calefacción y ACS, y por eso las empresas del sector innovan cada día creando soluciones energéticas eficientes para un mayor bienestar de las viviendas. Entre estas innovaciones destaca la instalación de calderas de condensación como fuente de calor y de suelo radiante para poder emitir la misma. Las calderas de condensación sirven para cualquier sistema de calefacción pero nosotros nos centraremos en el suelo radiante porque es la opción más interesante, produciendo una combinación excelente con un servicio de máximas prestaciones. Para conocer más detalles, a continuación se hace una pequeña explicación de cómo funciona este equipo de calefacción.

Suelo radiante con calderas de condensación

suelo radianteExisten múltiples diferencias entre la calefacción de toda la vida y la calefacción por suelo radiante. Con este último sistema, las calderas trabajan a bajas temperaturas, lo que permite que la instalación aproveche mucho más la energía que se libera. Las calderas de condensación trabajan a un nivel constante haciendo que el consumo se reduzca hasta en un 30%, dependiendo obviamente de la marca o características de la misma. Además, se alcanzarán temperaturas constantes en todos los rincones de la vivienda.

Con la calefacción por suelo radiante con calderas de condensación se aprovecha el calor que procede de los humos de la combustión liberándose en la condensación del vapor y dirigidos al agua de la caldera. En este proceso es donde entra en juego el sistema de suelo radiante ya que trabaja con agua a temperaturas aproximadas de 45ºC y se aprovecha del calor de la condensación sin tener que hacer trabajar de más a la caldera. Es por esto que esta emisión del calor se ajusta perfectamente al calor corporal con una temperatura confort, denominada también temperatura operativa.

Como conclusión final, se puede decir que son múltiples las ventajas de esta combinación de sistemas aumentando la calificación energética de la vivienda, reduciendo la factura de gas, distribuyendo el calor de forma uniforme por toda la vivienda y mejorando el aislamiento térmico de la misma.

Aerotermia y suelo radiante

suelo radiante baratoCombinando el suelo radiante con aerotermia se consigue un elevado rendimiento energético consiguiendo un ahorro muy elevado de energía. La aerotermia es una innovadora tecnología que extrae energía del aire. Se puede extraer del exterior para incorporarla al interior, produciendo efecto calefacción o viceversa, produciendo refrigeración. Con la bomba de calor de aerotermia se pueden conectar tanto emisores térmicos como generadores de calor.

Con este tipo de instalación se reparte el calor por toda la vivienda como antes se mencionó y junto con la aerotermia consigue el máximo confort posible y rendimiento elevado. Al usar un generador que usa fuente de energía renovable se reducen las emisiones de CO2 y la clave principal por supuesto, el ahorro de energía.

La conclusión final es que aunque haya que hacer una inversión inicial, debido a su ahorro en un plazo de tiempo lógico queda amortizado.

Ni son excesivamente caros, ni son instalaciones complejas ni hará que tengas un consumo elevado de energía. Todo lo contrario, tanto si usas aerotermia como calderas de gas de condensación y lo complementes con la instalación de suelo radiante, estarás tomando la mejor decisión para tener un invierno lleno de comodidades en tu domicilio con los sistemas más innovadores del sector.

Publicado el
Publicado en Clima