Clima

Bombas de calor para calefacción, regrifgeración y ACS

Bombas de calor para calefacción, regrifgeración y ACS

Conocer las diferentes tipologías de bombas de calor que existen es el primer paso para hacer la elección más adecuada según las necesidades que existan. Por este motivo, en este artículo se van a enumerar cada uno de estos tipos y las características que presentan.

Tipos de bombas de calor que existen

bombas de calefacción comprarBomba de calor aire-aire

Esta es la tipología más usada y su funcionamiento se basa en coger la energía del aire exterior y transmitirla al interior también en forma de aire.

En cuanto a sus características, cabe destacar que es un sistema muy eficiente porque consigue un ahorro del 70 % frente a un sistema de calentamiento tradicional.

Por otro lado, sus materiales están preparados para condiciones extremas lo cual permite un funcionamiento bajo cualquier circunstancia. De esta forma, es posible conseguir un arranque en épocas muy frías, pero también que funcione con tensiones de alimentación extremas e incluso con algún componente averiado. Por último, también funcionarán a pesar de que esté más o menos contaminado por el refrigerante.

Bomba aire-agua

La bomba aire-agua coge el aire caliente del exterior y lo transmite al aire del local mediante un circuito de calefacción por agua. Esto permitirá un abastecimiento del suelo y del techo.

Las características que presenta son varias, pero sin lugar a dudas la más sorprendente es que es muy eficiente energéticamente hablando. Puede suponer un ahorro de hasta el 70 % al igual que en el caso anterior y conseguir también a.c.s. gratuita, gracias a la recuperación de calor

Ofrece un gran rendimiento, lo cual supone una recuperación relativamente rápida de la inversión y abastece varios servicios como son la calefacción, agua caliente sanitaria y la refrigeración si es que se escoge un equipo adecuado para este servicio.

Además, es interesante saber que puede funcionar  en algunas marcas de fabricantes hasta a – 25 ºC.  de temperatura exterior e impulsar el agua al circuito cerca de los 65ºC, caso excepcional de algún marca que llega a impulsar a 85ºC, especiales para instalaciones de radiadores de alta temperatura.

No obstante el mayor rendimiento o eficiencia (COP) de estas bombas son en instalaciones de baja temperatura (fan-coils , suelo radiante,radiadores de baja temperatura).

Bomba agua-agua

El funcionamiento de este tipo de bomba de calefacción se basa en la recogida del calor del agua natural como un río, un lago o un pozo. Con este, puede calentar o bien refrigerar el circuito de calefacción.

El primer atributo que hay que tener en cuenta es que necesitará recoger agua de un lugar subterráneo. Por tanto, a la hora de elegir este tipo de bomba habrá que estudiar bien el terreno.

Por otro lado, también conviene valorar bien si esta tipología es la adecuada ya que, en función de la potencia necesitada, podría ser un método muy costoso para conseguir un sistema de calefacción. No obstante, todo dependerá del terreno en cuestión. 

Bomba de calor geotérmica

En este caso, el calor se extraerá del subsuelo. La tierra es una fuente de calor inagotable que merece la pena aprovechar si verdaderamente sale rentable.

No obstante, una de las características más destacadas de este tipo de bomba es que tiene unas grandes dimensiones. Además, requiere de una instalación bastante compleja y, por lo general, costosa.

No obstante, también tiene una gran rentabilidad por lo que la inversión puede ser recuperada aunque en un periodo más largo de tiempo.

La eficiencia, una cuestión clave

Ahora que se han expuesto las características de los diferentes tipos de bombas de calefacción, es necesario hacer hincapié en que la eficiencia es un factor clave. Aunque se escoja la mejor tipología en base de las características y necesidades de cada instalación, si no se elige un equipo eficiente el consumo será muy elevado.

Con toda esta información, elegir las bombas de calor más adecuadas a cada instalación será mucho más sencillo.

 

 

Publicado el
Publicado en Clima